Escalada

¡Prepárate para subir a lo más alto! 

En pleno centro de Eslovaquia, encontramos el Bajo Tatra, el Parque Nacional más grande del país. Escalaremos en este macizo, en un entorno privilegiado y con unas vistas espectaculares.

Sólo tenemos que ponernos el casco, el arnés... ¡y para arriba!

Trekking

Eslovaquia es el paraíso para los amantes de la naturaleza, la montaña y el senderismo. Con más de 840 Km de senderos, picos de más de 2.000m y 80 Km de cordillera principal, el Bajo Tatra se corona como uno de los mayores atractivos turísticos del país.

Cuenta con refugios de montaña muy bien acondicionados en los que puedes parar a comer un buen plato de comida tradicional antes de proseguir la marcha, un lujo al que no estamos acostumbrados en montaña. Ya sea en rutas de uno o varios días, las montañas del Tatra son el entorno ideal para disfrutar del aire libre.

Cueva eslovaquia upndown

Cuevas

Para conocer bien un lugar hay que verlo por fuera... y por dentro.

Nos adentraremos en la oscuridad para visitar algunas de las cuevas más famosas e interesantes de Eslovaquia, como son la cueva de los murciélagos muertos, la cueva de la libertad o la cueva de hielo, en la que podemos encontrar columnas de hielo inlcuso en lo más tórrido del verano.

BTT eslovaquia upndown

Mountain Bike

Una buena forma de recorrer los senderos de los Tatras es montado en una bici de montaña.

El tiempo pasa volando, los paisajes se suceden y las bajadas se vuelven divertidos alicientes para proseguir la marcha y seguir devorando kilómetros.

Casco, bici... ¡Y a rodar!

parapente eslovaquia upndown

Parapente

Nada mejor que contemplar los paisajes a vista de pájaro.

Ahora puedes hacerlo, y en el Parque Nacional más grande de toda Eslovaquia, ni más ni menos.

Disfruta de un vuelo tándem en parapente por los Tatras eslovacos. No tienes que hacer nada, tan sólo disfrutar de la experiencia.

rafting eslovaquia upndown

Rafting

Ahora en verano, nada más refrescante que meternos en el río. ¡Y nada más emocionante que bajarlo!

Y si unimos ambas cosas, tenemos una de las actividades estrellas del viaje: el descenso del río a toda velocidad. Emoción, adrenalina... ¡y remojones asegurados!